Nuestro Centro                              Historia de las Breñas

Historia


  La comarca de las Breñas agrupa dos municipios en la vertiente oriental de la Isla: Breña Baja y Breña Alta. En apenas 45 kilómetros cuadrados de superficie, de mar a cumbre, se dispersa una población de unos 10.000 habitantes, entre barrancos de cierta envergadura como Aduares, Aguacencio y Amargavinos, esbeltas palmeras, dragos, sabinas y ejemplares del bosque de laurisilva.

Breñas es un topónimo que hace alusión a un terreno agrietado y lleno de maleza. Esto no fue impedimento para que sus moradores modelaran estas tierras de gran potencial agrícola. En su origen estaban dedicadas al pastoreo. Luego, durante el siglo XVI, fueron repartidas entre conquistadores y nuevos colonos hacendados para plantar viñedos, frutales, cereales, cochinilla, tabaco, plataneras gracias a la presencia de fuentes de agua de los barrancos y pozos en las playas de Bajamar. En este sentido, las tierras pedregosas eran especialmente apropiadas para el cultivo de la vid. Por entonces la exportación de vinos a las colonias americanas, especialmente malvasía, representaba la principal riqueza de La Palma.

Debido a la proximidad con la capital insular, la comarca de Las Breñas no tuvo Alcalde pedáneo, nombrado por el Cabildo, y Alguacil hasta 1561. Al residir en Breña Alta, pronto surgen enfrentamientos políticos y disputas comarcales hasta la separación de ambos pueblos el 20 de noviembre de 1634.

En virtud de la Constitución del Estado de 1812, Breña Alta y Breña Baja obtienen la municipalidad y forman sendos ayuntamientos un año después.